No es necesario vivir sumido en la oscuridad.

Bienvenidos

Bienvenidos a la web del Instituto de Hipnosis y Regresión Lamay La depresión es quizás la más antigua de las enfermedades psíquicas. Se expresa por un estado de ánimo triste, insomnio, desinterés por el mundo exterior, ideas de ruinas y empobrecimiento y altas tendencias al suicidio. La hipnosis se ha demostrado como un tratamiento eficaz de los trastornos depresivos y por tanto, de las enfermedades relacionadas con la depresión, mejorando la calidad de vida del paciente, su salud y sus relaciones. Ocasionalmente se manifiesta con múltiples molestias corporales. La hipnosis clínica, rehabilitación psicosomática, hipnopsicoterapia, relajación,ciencias de sugestiologia, neurolingúistica y curaciones psíquicas, son la medicina psíquica y lógicamente difícil de aprender y dominar en profundidad. Es una ciencia post-graduado para el médico, psicólogo, pedagogo y otras profesiones de la salud, que desean ampliar sus conocimientos, en donde las quimioterapias, algunas psicoterapias determinadas o enseñanzas, no tienen resultados; o ayudará a que éstas los tengan, a través de la propia hipnosis. En el Instituto Lamay enseñamos las anteriores disciplinas de la medicina psíquica de forma profesional y práctica de manera que aquellas personas interesadas en esta, aprendan de forma natural y efectiva.

Director : A. Cosme Egea Panadero .

Para mas informacion legal haga click aqui INFORMACIO LEGAL

REFLEXIÓNAR

Fotos: 

 REFLEXIÓNAR:

Hoy e tenido una reflexión en mi, hacia las personas, el sistema, y la religión. El ser humano es invadido por el miedo, el temor, la avaricia, y la envidia, sin poder justificarse a la verdad que tenemos frente a nosotros.

Despertemos de este sueño tan cruel que nos hace caer en enfermedades del sistema nervioso haciéndonos perder nuestros valores de nuestra personalidad, todo es pensar en una huidas y fugas por no querer decir vasta.

La vida esta escrita y no hace falta tener una carrera universitaria para demostrar que somos mejores ni tener un imperio.
Nacemos pelados y morimos pelados, la misma vida nos pone aprueba de nuestros errores nuestros fallos y nos hace ver nuestra reflexión a trabes del tiempo. Esta es la verdadera universidad de la vida, todo es supervivencia física y mental. Mi consejo a todos es que todos somos uno y uno somos todos.
El sistema nos sugestionan con palabras y nosotros decimos amen, si escuchamos el sistema escuchar siempre lo que no nos dicen, veréis la diferencia de lo que quiero decir.

La religión nos pone frente al miedo y las dudas arrebatándonos nuestra fe.
A trabes de sugestión con las palabras, si hablamos con nosotros mismos hallaremos nuestra fuerza interior y potenciaremos nuestra fe en el altar más alto que pueda ver en nuestro interior.

Hay que respectar todas las situaciones y momento de la vida.
Si queremos enfermedades buscar el materialismo, si queréis ser manipulados escuchar lo que nos pone el mismo sistema, y si tenéis esta fe no la entreguéis a nadie, la fe es la mejor medicina que existe lo demás que lo demuestren.

Para que decir que somos humanos somos perfectos, pero hay el ego que nos da el golpe personal que dice como mas tenga mejor seré.
Reflexionar.
Todo es hipnosis:

13/04/2016
Antonio Cosme Egea Panadero

QUE INJUSTICIA

Fotos: 

 

QUE INJUSTICIA

Que injusticia que esta maravilla que es la hipnosis no sea reconocida como una forma de terapia primaria al igual que la medicina convencional que tanto se aprovecha de la salud de las personas, a través de las farmacias y sus laboratorios que crean remedios para enfermedades inventadas pero que son bombardeadas por los medios de comunicación y atacan al inconsciente de la población induciendo tal inanidad... y lo que la mente cree el organismo lo crea... la hipnosis es la verdadera libertad del hombre, el hombre no es libre, no hay política, ni economías ni revoluciones sociales que culminen en democracia y justicia, solo te la da el conocimiento del ser, de la mente.. Esa es la verdadera libertad....

PAPEL DE LA MAGIA EN LAS CURACIONES

Fotos: 

 
MAGIA, CURACIONES ESPIRITISTAS E HIPNOSIS
PAPEL DE LA MAGIA EN LAS CURACIONES
La magia es el supuesto arte de producir efectos aparentemente milagrosos utilizando la desviación intencional de la atención. El uso de la curación mágica y por la fe, desde lo mas antiguo conocido de la historia humana hasta el desarrollo de la psicoterapia moderna, a partís del mesmeriano y espiritismo, ha sido ya analizado.
La historia de la medicina corre paralela al desarrollo de la medicina mágica, que se practicaba cuando no era posible demostrar una razón física para la enfermedad. La curación mágica se conseguía mediante amuletos, hierbas, fuerzas naturales y/o exorcismos. En los últimos milenios la curación mágica se hizo del dominio especial de los sacerdotes y, en cierto grado, es todavía practicada con el nombre de curación por la fe. Solo durante la última mitad del siglo pasado se ha infiltrado la ciencia en las artes curativas.
De la misma manera que el hombre primitivo desarrollo la expectación de que algún tipo de formula mágica era capaz de curarlo, así su descendiente, el hombre moderno, ha buscado una cura maravillosa para aliviar sus sufrimientos. El rol del medico moderno es a menudo similar al desempeñado por el curandero de la tribu. El prestigio de este ultimo es aumentado por su vestimenta y adornos faciales, así como el del medico por su vestimenta, y si se trata de un psicoterapeuta, por su camilla o consultorio especializado. Los instrumentos, prescripciones, reputación, saber y conducta profesional del medico, todos ellos son a menudo parte integral de la curación. Factores culturales, como la actitud psicosocial hacia la ultima moda, droga maravillosa, o procedimiento psicoterápico, potencian la curación; los métodos terapéuticos que impresionan la mente popular parecen ser los mas efectivos. Por ello, como verdaderos hombres de ciencia debemos determinar la relación existente entre métodos mágicos, sugestibilidad e hipnosis.
Podríamos asimismo investigar si y como es posible matar por métodos mágicos; susto o espanto en el cual la victima cae muerta, siendo luego revivida por procedimientos ritualisticos por el mago, ha sido descrito entre los mestizos de Guatemala. En ese país, un individuo susceptible puede caer en coma y ser curado casi instantáneamente por un sistema mágico de curación por la fe.

CURACIONES ESPIRITISTAS

Fotos: 

 CURACIONES ESPIRITISTAS
En todos los tipos de curaciones maravillosas debe distinguirse entre la curación por la fe, llevada a cabo por la confianza del hipnotizador en su poder personal, y las curaciones espiritistas, en las cuales el hipnotizador actúa como intermediario en un proceso espiritista iniciado por una deidad. El hipnotizador cree que este poder es idéntico al de las drogas, terapéutica psicoterápica común y otros sistemas científicos; el espiritista cree ser un instrumento religioso. Ambos tipos de curación se hallan relacionados con la sugestión y/o hipnosis.
La fe es un parámetro muy difícil de medir en lo que afecta a la salud humana; sin embargo, es quizás el poder curativo más potente de la tierra. Todo medico ha presenciado su acción, y mal puede ignorar a este valioso aliado en su enfoque terapéutico. Desde el momento que casi todas las enfermedades orgánicas tienen un componente psicológico, la curación por la fe puede ser exitoso en algunas entidades psicosomáticas. Ulceras, neurodermatitis, artritis y asma, son a menudo aliviadas por la fe con ciertos medicamentos o procedimientos. Sin embargo, es dudoso que los hipnotizadores puedan actuar sobre las enfermedades orgánicas; a pesar de los testimonios producidos invariablemente, luego del impacto emocionalmente cargado producido en el participante. La curación por la fe no es en ningún sentido un milagro, sino un método que utiliza fuerzas psicológicas conocidas. Pese a ello, algunas personas han aprovechado este método para sus propios propósitos egoístas, destruyendo así las creencias del sujeto. Esto no lo decimos para condenar la fe religiosa, sino la depositada en los charlatanes que se alimentan del dolor humano.
Casi todas las comunidades religiosas están de acuerdo en que cuando una persona se halla enferma deben utilizarse los procedimientos científicos conjuntamente con la fe. Esta ultima no hace mas que complementar la terapéutica del medico. La falta de fe puede disminuir la moral del paciente e influir adversamente sobre el curso de la enfermedad. Nadie puede negar el poder de la mente en cualquier tipo de curación y decir que la fe no es el mejor de los antídotos para la desesperación.

CUÁL ES EL ENTORNO DE LA CÉLULA QUE HAY QUE CUIDAR

Fotos: 

 
¿CUÁL ES EL ENTORNO DE LA CÉLULA QUE HAY QUE CUIDAR?
Dentro de mí hay 50 trillones de células y el entorno celular para nosotros es la sangre, por ello la composición de la sangre cambia el destino de la célula. ¿Y qué controla la sangre? Pues el sistema nervioso, que crea una química diferente según el sistema exterior. La célula y el ser humano son la misma cosa. Por tanto, la medicina culpa a las células por la enfermedad y trata de cambiar la química de las células, pero ese no es el problema, el problema es el entorno. Y si cambias a la persona de entorno, sin medicamentos, el cerebro cambia la química. El cerebro de la célula y el de la persona leen y entienden el entorno. En un entorno sano, ¿nos curamos automáticamente? ¿Así de fácil?
No es tan fácil, porque la mente interpreta. Puede suceder que estemos en un entorno muy sano y que la mente lo lea como un entorno negativo o perjudicial. Entonces crea una química que hará a mi cuerpo enfermar. La diferencia entre la célula y el ser humano es que este tiene una mente que hace una interpretación y la célula lee el entorno directamente. Si metes un programa con errores en la mente, entonces la química que genera no está en armonía con la vida. Y esto nos sirve para entender cómo funciona un placebo. Cambio mi creencia y pienso que esto me va a sanar, tomo una píldora porque creo que esto me va a traer salud, y me mejora y me sana, pero la píldora podría ser de azúcar, en realidad no ha hecho nada, han sido mis creencias. Y a eso lo llamamos pensamientos positivos y efecto placebo.
¿Está diciendo que el efecto placebo –creer que algo nos sanará – es más curativo que un medicamento? Pero no hay casi investigaciones sobre eso.
Sí, tienes razón. ¿Eres consciente de que hay más de una manera de hacer energía sin tener que depender del petróleo? Pero seguimos dependiendo del petróleo porque no interesa el cambio a los que controlan la energía. Lo mismo pasa con las empresas farmacéuticas. Venden fármacos y ¿poder sanar sin fármacos es bueno o malo para la industria farmacéutica? No quieren que sanes sin comprar sus fármacos. ¿Se puede poner energía en una cápsula? Si fuera así, las farmacéuticas intentarían vendértela. Si puedo sanar sin usar medicamentos, la industria que los produce no gana dinero. El dinero controla la ciencia.
Explíquenos cómo funciona ese poder que dice que tiene la mente para la autocuración.
He hablado de que la mente controla: si piensa de una manera, se va en una dirección y, si piensa de otra, se va en otra. Por ejemplo, cierro los ojos, los abro y veo a alguien a quien amo. Entonces mi cerebro segrega dopamina, oxitócica, etc. Lo puedo sentir en mi cuerpo, puedo sentir el amor, y esa química trae salud a las células. Por eso, quien se enamora se siente tan bien. Pero si abro los ojos y veo algo que me asusta, segrego hormonas del estrés. Y estas hacen dos cosas. La primera es que frenan el crecimiento del cuerpo. Porque si me está persiguiendo un león, necesito toda la energía para poder escaparme, y mi organismo apaga todo lo que no sea imprescindible para correr más rápido, así que se paraliza todo lo que tiene que ver con el crecimiento. La gente no lo sabe, pero tienes que crecer todos los días, porque, si no, te mueres. Cada día cientos de billones de células mueren y tienes que ir produciendo nuevas. Cada tres días, el sistema digestivo renueva sus células, pero si se interfiere con ese crecimiento, entonces no puedo estar sano porque estoy perdiendo demasiadas células al día, por eso la quimioterapia hace que se caiga el pelo y crea problemas de digestión, porque mata todas las células, no solo las del cáncer. La segunda consecuencia de las hormonas del estrés es que se cierra todo aquello que usa energía, y el sistema inmunitario usa muchísima energía: cuando estás enfermo, te sientes muy cansado porque tu energía la está usando el sistema inmunitario.
Explíquenos qué es la medicina cuántica o medicina de la energía.
Las hormonas del estrés apagan el sistema inmunitario, incluso la medicina usa este efecto en algunas ocasiones. Por ejemplo, si me trasplantaran un corazón, mi sistema inmunitario lo rechazaría. En esos casos, los médicos dan hormonas del estrés y eso impide que funcione el sistema inmunitario. Es tan claro que suprime el sistema inmunitario que lo usamos como un medicamento. Cuando la persona está bajo estrés, afecta de dos maneras: la primera es que deja de haber crecimiento y la segunda es que se apaga el sistema inmunitario. De esta forma, virus nocivos pueden atacarme fácilmente. Cuando estás bajo mucho estrés, te enfermas. Y debo decir que, si tomamos una muestra de sangre de cada persona, descubrimos que todos tenemos células cancerígenas. Las tenemos siempre, pero si está funcionando el sistema inmunitario, no pueden crecer. Una vez que se apaga el sistema inmunitario, proliferan. Es como el catarro: no tienes que coger el virus, ya lo tienes dentro. Son organismos oportunistas. Como decía, la primera razón por la que la medicina de hoy es cuestionable es porque los médicos no saben cómo funcionan las células. La segunda es que la medicina está basada en la física de Newton. No reconoce la energía, esa parte invisible, las señales electromagnéticas. Pero, a principios del siglo XX, apareció la física cuántica, que dice que todo es energía, lo que podemos ver y también lo invisible. Si miras dentro del átomo, hay electrones, protones, neutrones. ¿Y qué hay dentro? Energía. La ciencia más reciente indica que el cuerpo responde a la física cuántica, no a la newtoniana. La medicina dice que quiere cambiar la química del organismo con drogas y la nueva medicina dice que hay que cambiar la energía. Y esta nueva medicina, la cuántica, es mucho más poderosa, porque responde primero el campo energético que el físico.
Y eso enlaza con la física cuántica. Si todo es energía, ¿los pensamientos también? ¿Cómo influyen en nuestra salud?
La mente es energía. Cuando piensas, transmites energía, y los pensamientos son más poderosos que la química. Así que esto es peor para las empresas farmacéuticas porque no lo pueden vender. Por tanto, no les interesa una conexión entre la mente y el cuerpo. Pero es cierto que las propias creencias se convierten en un campo energético, una transmisión, y esta se transforma en una señal que es capaz de cambiar el organismo. Y así es como funcionaba la sanación antes del desarrollo de la medicina. La gente sanaba con los chamanes, con las manos… pero eso no puede vender y por eso la medicina no quiere ir por ese camino. Y es la razón por la que yo cambié mi carrera. Estaba enseñando en la universidad que hay que seguir con drogas y sabía que eso no era verdad. La medicina lo conoce, pero no habla de ello. Sabe que el pensamiento positivo, el placebo, puede sanar, y también que el pensamiento negativo puede matar. En realidad, no es que sea positivo o negativo, es la manera de pensar. Si el médico te dice que tienes cáncer, aunque no tengas cáncer, si lo crees, crearás la química que generará cáncer. Por tanto, el problema no es tanto el entorno real sino el que tú interpretas. Por eso no funciona la medicina, porque no reconoce la ciencia cuántica. No mira hacia ahí porque el dinero está en otro lado.
Usted ha explicado que, en la mente, quien realmente tiene el poder es el subconsciente, ¿por eso es tan difícil cambiar hábitos de pensamiento?
Es millones de veces más poderoso y más importante que la mente consciente. Utilizamos el subconsciente el 95 por ciento del tiempo.
Pero no lo podemos controlar.
Lo puedes reprogramar. La información del subconsciente se recibe en los primeros seis años de vida. Eso que aprendiste en esos años se convierte en el conocimiento fundamental de tu vida. Por tanto, hay muchos estudios que demuestran que las enfermedades que tenemos de adultos, como el cáncer, tienen que ver con la programación y el entorno que vivimos en los primeros seis años de vida.
Es decir, los niños absorben también sus enfermedades o sus actitudes negativas, y así se ‘programa’ su subconsciente. ¡Qué gran responsabilidad para los padres!
La gente, cuando oye esto, se preocupa, se culpa. Pero no eres culpable si tú no sabes que el subconsciente funciona así. No lo sabían nuestros padres, ni nuestros abuelos ni bisabuelos. Ahora bien, cuando lo entiendes, tienes que cambiar tu manera de vivir, porque entonces sí eres responsable. Está demostrado que si un niño adoptado vive en su familia casos de cáncer, en su madurez puede padecer cáncer aunque su genética sea diferente. Si te enseñaron a maltratar tu cuerpo con mala información, destruirás el vehículo de tu cuerpo, cuyo conductor es la mente. El futuro es una mejor educación para los niños, incluso en la etapa prenatal. ¿Podemos reprogramar el subconsciente para estar más sanos o ser más felices con nuestra vida?
Los comportamientos que vienen del subconsciente no los percibes y pueden estar haciéndote daño. Quizás te sientes enfermo y echas la culpa a otra cosa. Al cambiar estos programas erróneos en el subconsciente, puedes recrear toda tu vida. Hay varias maneras de hacerlo. Se piensa que, cuando la mente consciente registra algo, la subconsciente también filtra esa información, pero no es así. La mente consciente es creativa y la subconsciente trata de todos los hábitos. Si le enseñas al subconsciente algo diferente, se lo enseñas también a la consciente, pero no al revés. Por ello, la manera de reprogramar es repetir y repetir hasta que se crea un hábito. Si leo un libro de autoayuda, mi mente consciente dice: “Sé todo lo que hay en el libro y lo aplico”, pero la subconsciente no se entera de nada. Entonces, piensas: “¿Por que sé tanto y todavía mi cuerpo no funciona?”. Los pensamientos positivos, el conocimiento… solo funcionan el 5% del tiempo, pero el 95% son los hábitos que tengo desde mi niñez. Y esa es la razón por la que los pensamientos positivos no son suficientes. Ayudan, pero no ves muchos resultados. Todo sigue igual hasta que no cambias el subconsciente.

CURSO DE MAGNETISMO PRACTICO

Fotos: 

 
DIA 19 Y 20 DE DICIEMBRE 2015, CURSO DE MAGNETISMO
( COMPLETADO )
E quedado maravillado como ha respondido la gente, esperaba gente de los alrededores de salamanca tal como me avían comunicado por teléfono, e quedado sorprendido de los nuevos alumnos de Portugal, algunos conocidos y amigos de la hipnosis.
Las plazas son limitadas no pueden ver mas de 16 personas.

Próximo curso de magnetismo, en breve gracias.

CURSO DE MAGNETISMO PRACTICO

Fotos: 

 No es necesario que diga que la medicina sólo tiene autoridad y competencia para practicar el hipnotismo y el magnetismo en el tratamiento de las enfermedades graves. Sería deseable que el hipnotismo se dejase exclusivamente en manos de los médicos, estudiándose no sólo en teoría en las Facultades de Medicina.
A la espera de que los médicos hagan del hipnotismo y magnetismo que hagan un estudio práctico y que lo apliquen, o lo hagan aplicar a los hipnotizadores profesionales bajo su supervisión, todo individuo debe hacer inmediatamente un estudio riguroso de la sugestión y del magnetismo. Hay muchas dolencias pequeñas que el lector podrá aliviar y curar por si mismo y sin ningún estudio médico.
No creo que se denuncie por ejercicio ilegal de la medicina a un padre o una madre que, por ejemplo, curen con la sugestión en estado de vigilia o en el sueño hipnótico una migraña a un hijo.
El descubrimiento más sorprendente que se ha hecho en esta ciencia maravillosa, que es el hipnotismo, es la posibilidad de hipnotizarse uno mismo, llegar a tener un dominio asombroso sobre las distintas funciones del propio cuerpo, ampliar la acción de la voluntad sobre ciertas funciones que normalmente no están bajo su control y, en una palabra, aplicarse uno mismo todos los beneficios de la hipnoterapia. Esta aplicación es la que da los resultados más rápidos e indiscutibles ya que todo ser humano puede, tras un entrenamiento muy fácil, adquirir el poder de darse, de implantar en su espíritu unas sugestiones más poderosas y eficaces todavía que las que le podría imponer, en el sueño más profundo, el hipnotizador más hábil.
La auto hipnosis es la aplicación del futuro, gracias a ella siempre puede aliviarse uno en primer lugar y curarse después. Es demasiado triste, en la situación en la que creemos que son inferiores a nosotros. Sin embargo, me conformo y diré que durante unas prácticas hipnóticas de una simplicidad infantil, los fakires de la India, los derviches de Persia y los lamas del Tíbet saben cómo perder la sensibilidad al dolor y curarse muchas enfermedades.
Esperando la vulgarización completa de la auto hipnosis y sin aconsejar la usurpación de las atribuciones del médico, dejo en manos del lector iniciando la tarea de consultar su conciencia y ver si considera un deber la cura por la sugestión hipnótica o el magnetismo, cuando haya cerca de el un enfermo que, cualquiera que sea su enfermedad, esté desahuciado por la ciencia oficial.
Los gobiernos se han ocupado del hipnotismo. El rey de Dinamarca publicó en 1847 una orden por la que se admitía el magnetismo en la práctica médica. El mismo año, el rey de Suecia establece mediante un reglamento que los candidatos a obtener el título de Doctor en Medicina en Estocolmo tenían que defender alguna tesis sobre magnetismo. En ese mismo año, 1847, el rey de Prusia firma la orden del 7 de febrero por la que se autoriza a los médicos a practicar el magnetismo.
En otros países se pide a gritos leyes que defiendan la práctica del hipnotismo y los que no han intentado conseguir nunca ni un solo fenómeno, los que miran por encima del hombro cuando se aborda ante ellos la cuestión de la influencia, son los más tenaces al solicitar a los poderes públicos leyes represivas. Sin embargo, si no creen en el hipnotismo, ¿por que lo combaten? Si creen en el, ¿por que no lo estudian sin prejuicios y al menos intentan aplicarlo? La búsqueda del porque me entretendría bastante y en este momento no quiero abordar este tema. Como la ciencia oficial no quiere hacer nada para sacar al hipnotismo del carril en el que quieren mantenerlo, sólo podrá quitarle todo el partido que nos ofrece para el bien de la humanidad con la vulgarización, poniéndolo al alcance de todos, permitiendo a todo el mundo que se de cuenta personalmente de la realidad de los fenómenos conseguidos.
Hay una predisposición injustificada ante el hipnotismo y magnetismo. Quiero hablar de los que atribuyen los fenómenos conseguidos a un poder maléfico que solo puede emanar del espíritu del mal. Puede parecer pueril intentar rechazar una afirmación de este tipo inspirada en la superstición o la ignorancia completa del tema. Sin embargo, para tranquilidad de todas las consciencias, hay que saber que la Santa Sede se ha ocupado del magnetismo ya que solo ha condenado su mal uso. La encíclica aparecida al respecto en 1856 se dirige en contra de los abusos del magnetismo y no en contra del magnetismo en si mismo. El abad Elie Méric, antiguo profesor de Teología de la Sorbona, aludía a esta encíclica en estos términos: “Hay que distinguir con la Santa Sede y con la ciencia el fenómeno de la hipnosis y el uso que pueden hacer de ellas unos miserables, y no hay que pretender, como se ha hecho algunas veces con una temeridad que irrita a los científicos, que se condene el magnetismo....”.
En la gran variedad de afecciones nerviosas la misión del hipnotizador es la de despertar la energía del alma, sugerirle la fuerza y su influencia plástica. El enfermo hipnotizado y despertando se mantiene libre, absolutamente libre en el orden moral y religioso. Por lo tanto, no nos parece justo afirmar que la hipnosis anula la libertad moral, degrada al hombre y que haya que condenarla....
“..... Cuando considero el hipnotismo médico y terapéutico, tanto en si mismo y sin elemento sugestivo alguno como junto a la sugestión, compruebo que deja intacto el campo religioso y moral, respeta la razón, la consciencia y la libertad moral frente a la ley del deber natural y sobrenatural”.
En un sermón brillante pronunciado en Notre-Dame de París, un célebre dominio, el padre Lacordaire, al hablar del hipnotismo, lo consideraba “como la última conquista del poder humano, destinado a confundir la razón y a humillarla ante Dios”.

CURSO DE HIPNOSIS PRACTICA PARA PSICÓLOGOS

Fotos: 

 

INSTITUTO DE HIPNOSIS Y REGRESIÓN LAMAY

Fotos: